miércoles, 15 de diciembre de 2010

Tu nombre *

Es inevitable  pensarlo, repetirlo, murmurarlo, recordarlo, descifrarlo, invocarlo, desearlo, como inevitable es quererte y que me quieras...*

 


Sabines con ustedes...

Trato de escribir en la oscuridad tu nombre.
Trato de escribir que te amo.
Trato de decir a oscuras esto. No quiero que nadie se entere,
que nadie me mire a las tres de la mañana
 paseando de un lado a otro de la estancia,
loco, lleno de ti, enamorado. Iluminado, ciego,
lleno de ti, derramándote.
Digo tu nombre con todo el silencio de la noche,
lo grita mi corazón amordazado.
Repito tu nombre, vuelvo a decirlo,
lo digo incansablemente,
y estoy seguro que habrá de amanecer...



2 comentarios:

MANIAS LOCAS dijo...

Me gustó.
Pero me da envidia.

Veranie * dijo...

Envidia, No M...la envidia no es buena mata el alma y la envenena, jaja ya parezco chavo del ocho. Todos en nuestro momento tuvimos oportunidad de ser amados y de amar; el amor es una fuente inagotable, todo es cuestión de dejarlo fluir sin temores...no crees?